ENPAISA

Nuevo:

Solicita una cotización del equipo que necesitas.

Los materiales secos a granel pueden transportarse a través de tuberías cerradas utilizando un diferencial de presión y un caudal de aire/gas. Los sistemas de transporte neumático están diseñados para usar este diferencial de presión para desplazar materiales a granel desde una zona de procesamiento hasta otra, de manera rentable, en las industrias alimentaria, farmacéutica, de alimentos para mascotas, química e incluso en la fabricación aditiva.

¿Cómo funciona un transportador neumático?

Los transportadores neumáticos funcionan con presión positiva, cuando el equipo empuja los materiales a granel de un punto a otro. En contraste, los transportadores por vacío son transportadores neumáticos que funcionan con presión negativa, es decir: con vacío.

Estos sistemas se componen de cuatro elementos básicos:

  • una fuente de vacío,
  • un dispositivo de alimentación del material
  • una línea de transporte y
  • un separador aire-material.

El transportador funciona por ciclos

Genera un vacío y el material transportado se transfiere desde el punto de alimentación hacia la línea de transporte y hasta el cuerpo del transportador.

A lo largo del proceso de transporte, los filtros protegen la bomba y la zona circundante del polvo y de las pequeñas partículas y el depósito de descargas de aire para la limpieza del filtro se llena de aire comprimido.

Al final de cada ciclo, la válvula de fondo se abre y el material se descarga en una tolva u otra parte del equipo.

Al mismo tiempo, los filtros se limpian con una descarga de aire o algún método similar en cada ciclo.

¿Cómo funcionan los transportadores mecánicos con sólidos a granel?

Los componentes básicos de un sistema de transporte mecánico son un motor de accionamiento con una caja de cambios o una reductora conectados a una unidad de accionamiento, como un rodillo o un piñón. La energía del motor se transfiere directamente al transportador, que está en contacto directo con el material transportado. Los transportadores mecánicos pueden ser abiertos o cerrados a la atmósfera, con cientos de piezas móviles operando.



Tipos de transportadores mecánicos

 

Elevadores de cangilones

Los elevadores de cangilones tienen una parte superior abierta y una cinta transportadora de rotación. Cuando el material que se transporta no se descarga en un ciclo, suele acabar esparcido por la zona de producción.

Instalar un elevador de cangilones requiere de una obra civil, lo cual lleva tiempo, es caro e implica altos costes de mantenimiento. Además, es un sistema rígido que solo puede trabajar con la capacidad para la que se ha diseñado. No cumple con las normas higiénicas más exigentes, al tener grandes zonas de contacto con el producto transportado, y también es difícil desinfectarlo.



Cintas transportadoras

Las cintas transportadoras ocupan un gran espacio. Son equipos de grandes dimensiones con un alto riesgo de derrames.

Los costes de mantenimiento de las cintas transportadoras son elevados, especialmente si se destinan a transportar materiales abrasivos. Aparte de los derrames, su higienización también es un problema importante y el material transportado puede escaparse fácilmente hacia el aire, lo que genera riesgos para la salud de los trabajadores y de explosiones de polvo.

 

Transportadores de tornillo sinfín

La fricción que ejercen los transportadores de tornillo sinfín puede causar daños significativos y cambios de temperatura en el material transportado.

Los transportadores de tornillo sinfín no permiten curvas ni cambios de dirección; son voluminosos e incapaces de transportar en vertical, lo que hace que sus aplicaciones sean limitadas. Y también son difíciles de limpiar.



¿Por qué elegir un transportador neumático por vacío frente a un transportador mecánico?

 

La opción más segura para transportar sólidos a granel

Los transportadores neumáticos no tienen piezas móviles que puedan cortar objetos o que requieran de lubricación; no presentan puntos de pinzamiento en los que se pueda enganchar alguna prenda, ni puntos de atrapamiento donde puedan chocar los engranajes, como en el caso de los transportadores mecánicos.

Elimina el riesgo de contaminación

Los materiales se transportan en un sistema cerrado, sin exposición al aire.

Ahorra espacio

Los transportadores neumáticos pueden montarse directamente bajo el techo, ocupando menos espacio que un transportador mecánico.

Elimina los derrames en la línea de producción

Las tuberías cerradas reducen enormemente la posibilidad de pérdida de producto.

Fácil de limpiar e higienizar

Los transportadores neumáticos generalmente tienen un sistema de limpieza de filtros que evita su obstrucción.

Flexible y fácil de mantener

El cambio entre materiales y el mantenimiento suelen hacerse en mucho menos tiempo, en comparación con los transportadores mecánicos.

 

¿Cómo elegir el tipo de transportador correcto?

Hay varios factores a tener en cuenta, como:

  • Características de los materiales, como el tamaño de las partículas, su distribución y forma, dureza, propensión higroscópica y a la fluidificación, contenido de humedad, concentración y densidad aparente.
  • Factores ambientales como la temperatura y la humedad.
  • Características de los equipos conectados, como la distancia del sistema y su producción, altura y ángulos.

El factor más importante son las características del producto. Los transportadores mecánicos funcionan mejor con sólidos secos, finos y fluidificables que pueden “volar” fácilmente a través de la línea de transporte. Hay una larga y variada lista de sólidos que pueden transportarse en transportadores neumáticos como harina, cemento en polvo, negro de humo, azúcar, pellets de plástico, partículas alimentarias pequeñas, comprimidos, arenas, polvos metálicos y muchos más.

Por otro lado, los materiales húmedos, pesados o granulares, como roca machacada, partículas alimentarias grandes, arenas o gravas húmedas, no son productos adecuados para el transporte neumático. A menudo, la humedad afecta al transporte de determinados materiales, como el azúcar, que se vuelve higroscópico (pegajoso) en climas tropicales.

El tamaño del transportador, así como las características óptimas de la bomba, las tuberías y otros accesorios, vienen determinados por la producción esperada, la altura y la cantidad de ángulos que deben tener los tubos. Deben tenerse en cuenta todos estos parámetros al planificar la forma de transporte óptima, por lo que es enormemente importante elegir un proveedor con amplios conocimientos y experiencia.

Los ingenieros de aplicaciones de Piab están entre los profesionales más cualificados en este ámbito y acumulan 70 años de experiencia en automatización industrial.

REFERENCIA:  

https://www.piab.com/es-es/nuestras-tecnologias/transporte-neumatico/

Shopping cart close